Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Categoría: TOD@S TENEMOS ALGO QUE CONTAR (página 2 de 8)

Los valores perdidos: Una reflexión inicial

Los valores perdidosEsta semana los escritos de la sección “Todos tenemos algo que contar” versarán sobre el tema de “Los valores perdidos”. Este texto busca ser una reflexión para motivar vuestra participación en forma de escritos, poemas, reflexiones… lo que consideréis. No en vano la sección se llama “Todos tenemos algo que contar”.

Se habla de que vivimos en una época de crisis, y que una de las más importantes (sino la fundamental) es la crisis de valores.

El ideograma chino para el concepto “crisis” está formado por dos ideogramas: “peligro” y “oportunidad”. Como estamos familiarizados con los peligros de esta crisis de valores prefiero centrarme en el aspecto de oportunidad que representa para todos nosotros.

Hemos dejado atrás una serie de valores asociados a otra etapa de nuestra sociedad, algunos de ellos que valía la pena abandonar, otros que valdría la pena recuperar. La pregunta es: ¿Qué valores queremos para nuestra sociedad? , lo que implica preguntarnos ¿En qué tipo de sociedad queremos vivir?

No pretendo contestar una pregunta tan grande  en un texto tan breve, pero me gustaría dejar apuntadas algunas direcciones como punto de partida.

Las religiones han estado guías de valores desde tiempos inmemoriales. Quitando la ritualística y la dogmática asociada a cada credo, yendo a la esencia, todas las confesiones comparten un núcleo común que se condensa en las siguientes ideas: el respeto y la ayuda al prójimo, no hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan a nosotros, tratar a los demás como queremos que nos traten.

De aquí se extraen ya unos valores iniciales. Por lo tanto, bajo mi punto de vista, cualquier debate posterior sobre los valores debería enmarcarse en este marco de reciprocidad, tolerancia y cooperación.

¿Qué opináis?

 

Víctima

Víctima

Millones de miles de millones de alambres

De verjas,

De papeles y de ofensas,

De uniformes, de fronteras, de banderas y demás mierdas.

De dinero destinao

A que no molestes

A los ojos bondadosos de las fieras,

Eres el pecado de la raza humana,

Como todos los sin tierra.

Marcado

Por un solo dedo,

Marcado

Siguiendo tus huellas,

Marcado

Nunca te dejan,

 Marcado

 En la misma estación.

Te han parido al otro lado de la raya

En esa parte que no hay nada

Porque después del saqueo

Se aplica la ley de tierra quemada

Una patera y muchas ganas,

 Tantas como personas en el agua

El único fin

Llegar a la playa

De pie o tumbao

Víctima, víctima,

Víctima y qué.

Víctima, víctima,

 Se te ve en la piel

Víctima, víctima,

 Que caiga la red

Para impedir que muevas los brazos,

Para cortar tu vuelo de raso

No, no,

 No calienta igual

El sol bajo nuestro pie

Sólo la gente como tú,

 La desahuciada

Sabe del peligro de la jugada

Serás uno más de los miles que

 Se lleva cualquier plaga

No de mosquitos sino de mosquetones,

 De machetes y de hachas

D calavera bancas, de hambre y de miseria

Víctima, víctima,

Víctima y qué.

Víctima, víctima,

 Se te ve en la piel

Víctima, víctima,

 Que caiga la red

Para impedir que muevas los brazos,

 Para cortar tu vuelo de raso

No, no,

 No calienta igual

 El sol

 Bajo nuestro pie.

Barricada. Víctima

¡¡No más fronteras!!

¡¡No más fronteras!!

Perdió la humanidad el norte, desprovista quedó de sentimientos,

de afectos que le conferían su identidad y esencia humana

¿En qué momento de la historia  quedó su rastro olvidado?

¿En qué punto el corazón emitió su último latido?

No hay entendimiento ni consideración por los afligidos,

sólo queda sangre, destierro, dolor por el ingrato destino

de quien huye del horror y se encuentra otro aún peor

que le impide llegar con vida lejos de la destrucción.

Muros, fronteras, evacuación, llanto, enfermedad, impotencia.

Los mantienen indefensos en la desesperación

en espera de encontrar, por derecho, el asilo que se les niega.

 Países que fueron amigos  hoy se muestran hostiles y les cierran

el paso.

Inhumana humanidad que lleva en su historia el rastro de

innumerables guerras

¿De qué sirve recordar y mirar atrás repasando libros de

historia?

¿De qué sirve promulgar pactos y tratados para los apátridas que

huyen del infierno?

 Hipocresía maldita que lava con sus leyes la vergüenza que no

siente cuando se siguen destruyendo países, cuando se continua

asesinando gente,

personas con rostro y corazón de las que las mafias se

aprovechan.

Todos se quieren lucran con los que huyen de las guerras.

Vergonzosa inhumanidad en la que los países se sumergen

volviendo hacia otro lado la vista, asesinando sueños,

ilusiones y esperanzas de vivir en libertad después del horror

que no cesa.

Por tierra les cierran fronteras y son deportados.

Si arriesgan sus vidas por mar los engullen las fauces marinas.

El Mediterráneo contempla impotente cómo sin poder remediarlo

en cementerio se ha convertido.

 Los gobiernos responsables siguen debatiendo cuánto han de

pagar a otros países para que a sus puertas no lleguen,

para que les cierren el paso, para que vayan a morir hacinados en

campos de refugiados que preparan para ellos.

Antiguas entradas Recientes entradas
A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights