INMIGRANTES

Cruzaron océanos bravos,

sin familia ni maleta.

¿Cuántos se habrán quedado

en la negrura indefensa?

 

Buscan nuevas oportunidades

en una España ya vieja,

ya rápido convertida

en país de pandereta .

 

Atrás quedó la familia.

Los hijos quedaron llorando.

Papá va a salvaros la vida,

que aquí nos están matando.

 

Suerte tienen, si es que llegan

sin congelar al destino,

llorando por sus hermanos,

los que se tragó el camino.

 

Corre, corre, compañero,

huye libre de la arena.

No te detengas siquiera

a mirar hacia tu tierra.

 

Los inmigrantes os llaman,

algunos hasta os desprecian,

olvidando que algún día

también sucedió en su tierra.

 

Tierra de oportunidades,

tanto sufrimiento en vano.

Este país os acoge

sin poder echar la mano.

 

Mamá suspira nerviosa,

los hijos lágrimas riegan.

Papá marchó al nuevo mundo

y sus noticias no llegan.

 

Pequeños sin sus familias,

mujeres que la vida arriesgan,

con mil sueños en la mente,

que justo al llegar se siegan.

 

Por qué entregaste tu oro,

por qué arriésgate la vida,

para ver pasar el tiempo,

mientras la familia olvida.

 

¿Qué oportunidad os queda?

Vivir de lo que ni os dejan,

recorriendo por los bares

soniquetes de otra tierra.

 

Recoge ya tus pañuelos,

tus vestidos y pulseras,

y ve a recorrer la playa

bajo el sol y entre la arena.