Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Alas de Mariposa

alas de mariposa

alas de mariposa

Álvaro, estaba asustado, tenía miedo, no sabía ni entendía el porqué iba pasando de familia en familia, tan solo tenía 11 años y ya había pasado por varios sitios de acogida. Nadie le explicaba sus incertidumbres y lo más importante, porqué nadie le quería, ni se preocupaba por él, no conocía lo que era ser querido. Un día le dijeron que se lo iban a llevar a un sitio nuevo, hizo su mochila como tantas otras veces y marchó.

Al llegar a su destino, bajo del coche y se plantó delante de unas escaleras enormes que conducían a una puerta de madera antigua, en la cual había una descripción, subió las escaleras y pudo leer: Orfanato La Esperanza “Donde los sueños se hacen realidad”. Abrió lentamente la puerta y una vez dentro en un descansillo oscuro apareció una mujer de mediana edad con una bata blanca.
-Me llamo alma, Bienvenido Álvaro y soy la enfermera del orfanato, sígueme que te llevaré hasta tu habitación.

Sin decir nada, la siguió por un pasillo estrecho y largo, a cada lado habían habitaciones todas cerradas, solo había una abierta, pasó por delante y pudo ver a una niña tumbada en la cama con los ojos azules más bonitos que pudiera imaginar, ella lo miró y sonrió. Álvaro se quedó inmóvil, hasta que la enfermera le dijo.-
-Se llama Ángela tiene 13 años y está muy enferma, lleva aquí desde los 3, sus padres al saber de su enfermedad la abandonaron, no te encapriches mucho con ella le queda poco de vida, te lo aconsejo.

Álvaro entristeció en conocer esa noticia de la niña de ojos azules, aún así de la advertencia de la enfermera no dudo en ir a visitar a ángela, no podía resistir ver de nuevo sus ojos y esa bella sonrisa. Al llegar a su habitación, estaba dormida, sin pensarlo entró despacio y silencioso, se puso a su lado mientras miraba alrededor, toda la habitación estaba llena de mariposas, era increíble y precioso. Tenía una máquina enchufada por una vía en su mano izquierda y a su lado una preciosa mariposa con las alas más bonitas que había visto jamás, alargó su mano para poderla tocar.-

-Que haces? exclamó ángela
-Perdona, pero es muy bonita y quería saber si era de verdad?
-Como va a ser de verdad, eres bobo? dijo sonriendo.
-Me llamo Álvaro.
-Ya lo sé,
-Que te pasa, porque estas enferma?
-Tengo una enfermedad incurable con un nombre muy raro que ni yo se pronunciarlo.-
-Y tienes miedo?-
-Miedo? A que a morir?, pues no. Cuando con 3 años me abandonaron y sientes que a nadie le importas se te quitan todos los miedos, temores, los sueños y las ilusiones.
-Pero…pero… no querrás morir llevándote esa sensación no? Yo haré que todo cambie, te lo prometo.
-No prometas cosas que no puedes cumplir, eso ya me lo han dicho.
-yo te aseguro que lo cumpliré.

Fueron pasando los días y Álvaro ne se despegaba de la cama de Ángela haciéndole reír y disfrutar de cada momento de su vida, se había enamorado, sentía como todas las mariposas que rodeaban la habitación se habían metido en su pequeño corazón y revoloteaban cada vez que la miraba a los ojos, pero porque si sabía que tarde o temprano iba a morir, porqué? ese sufrimiento pensar que se iría y no la volvería a ver jamás. Aún así siguió enamorado.

Una mañana temprano escuchó un ruido por los pasillos, se levantó corriendo y vio como varias enfermeras entraban en la habitación de Ángela, asustado fue a ver que ocurría, cuando una de ellas lo paró justo delante y con la voz rota le dijo:-

-Álvaro no puedes pasar. lo siento está apunto de morir…

Salió corriendo a su habitación, llorando cogió unas preciosas alas de mariposa que había hecho con sus propias manos y volvió a la habitación de Ángela, aprovechó que no había nadie y con el corazón roto le puso las alas con mucho cuidado y le dijo:-
-Toma Angela te pongo estas alas para que puedas cumplir tus sueños allá donde vayas y que siempre te acuerdes de mi, como yo nunca te olvidaré ” Te Quiero”.
Álvaro agachó la cabeza apoyándola sobre la mano, sus lágrimas corrían por toda la cama cuando de repente, todas las mariposas de la habitación comenzaron a volar en círculos y se escuchó:-
-Gracias Álvaro, has cumplido tu promesa y ahora se lo que es el amor, “Te Quiero” y siempre estaré a tu lado con mis alas de mariposa.

Ángela murió feliz, en el orfanato “donde los sueños se hacen realidad”

About Pedro Altamirano

Autor Pedro Altamirano, me encanta el mundo de la informatica, y hasta hace muy poco no sabía que tenía la capacidad de escribir donde conocí a gente maravillosa en la red y formamos un sueño " El poder de las letras"

6 Comentarios

  1. Emocionante y enternecedor retrato, que a l mismo tiempo nos ofrece una visión romántica de la muerte, distinta a la que estamos acostumbrados.Mi más sincera Enhorabuena

  2. El amor existe y más allá de la muerte. Muchas gracias y felicidades por hacernos cómplices de maravilloso relato. Las emociones subyacen ante la ternura y el ambiente generado.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights