Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Categoría: POESÍA (página 1 de 70)

En esta categoría encontrarás poesías de nuestros grandes escritores.La poesía es  un género literario considerado como una manifestación de la belleza o del sentimiento estético, por medio de la palabra, en verso o en prosa. Los griegos entendían que podría haber tres tipos de poesía, la lírica o canción cantada con acompañamiento de lira o arpa de mano, que es el significado que luego se generalizó para la palabra, incluso sin música; la dramática o teatral y la épica o narrativa.Las estrofas (grupos de versos) regulares, de dos, cuatro, cinco y hasta ocho versos o más corresponden a las formas más tradicionales. El soneto, una de las más difíciles formas clásicas, se compone de catorce versos, generalmente endecasílabos (once sílabas), divididos en dos cuartetos y dos tercetos (estrofas de cuatro y de tres versos), con distintas formas de alternar las rimas.

Es frecuente, en la actualidad, utilizar el término «poesía» como sinónimo de «poesía lírica» o de «lírica», aunque, desde un punto de vista histórico y cultural, esta es un subgénero o subtipo de la poesía.

Gitano mío

Que me quites el sentido.

Que me arranques a mordiscos mis ropajes.

Los vestidos por el suelo.

Dando rienda a lo sentido.

A lo que siento.

A lo que sabes.

A lo que vale.

¡Dios mío!

Por ti, he perdido el juicio.

Y no lamento ni un segundo,

el haberte conocido.
Que me lleves lejos del gentío.

Que me robes muchos besos.

Que me rompas la barrera.

Lo prohibido, y esto crezca.

Lo que otros no han querido.
Que me muero.

Que te mueres.

Que los dos morimos y nadie nos entiende.

Tanto da. Ya ni quiero discutirlo.
Que eres tú, solo tú, gitano mío.

El que sabe.

El que busca.

El que encuentra lo escondido.

By Miriam Giménez Porcel.
Fotografía obtenida en la web.

 

 

a veces llueve tanto

A veces llueve tanto

que nos hace sangre

y en nuestros labios

pepitas de oro

ahuyentan

la melancolía de los cabellos.

A veces llueve tanto

que nos inunda el hambre

y cogemos los fusiles de viento

y nos echamos a la calle

a gritarnos

que no nos caeremos

sin volver a levantarnos.

A veces llueve tanto

que nunca escampa

y el sol es un acertijo

paro los niños

que siembran sueños.

Estrellas del rock

El sonido de la guitarra
previo al silencio
acoplándose in crescendo.
La suave caricia de las baquetas
sobre el aro de la caja
buscando el reposo de las astillas.
El conmutador del bajo
rompe, en off, el baile una nota
oblonga estirada en el aire.
La música cesa
como si nunca hubiese existido.
Tan solo queda un pitido agudo
en los oídos a causa
de la sobredosis de decibelios
y una sensación que transforma
ideas en sensaciones
y estas en sonrisas.
Abandonamos el local
esquivando algunas litronas,
al salir lo hacemos caminando
sobre una alfombra de colillas quemadas.
Subimos al coche
y al encender el contacto
suena en la radio la canción
de éxito del momento.
Cada uno de los cuatro guarda silencio
y nos cuestionamos internamente
acerca del sentido de nuestro
pequeño intento musical
en un mundo gobernado
por gigantes de ruido:
Realmente aquello no tenía motivo,
ni futuro, y esa era la única razón
por la que cada tarde
nos intoxicábamos de acordes
entre aquellas cuatro paredes;
ajenos al tiempo, a la fama,
a las poses y al mundo.
Y éramos felices,
aunque cueste creerlo.
Quizá porque no aspirábamos a nada.

Antiguas entradas
A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights