Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Página 3 de 322

fui muchas cosas

Fui el único verso

que salió de la nariz

en aquel estornudo de primavera,

la tierra roja que abría sus carnes

para empaparse del agua quieta de la mañana.

Fui la esquina abierta

donde los horizontes

se escriben en servilletas de papel,

el espejo donde nacen los gestos,

las sombras que crecen en la pared.

Fui muchas cosas, sin duda,

pero ahora, en este instante de luz,

sólo quiero ser el beso de tus buenas noches.

¿Que haces en este puerto?

30 de Julio de 2014

Ella era inglesa y venía viajando desde Nueva Zelanda. Qué la trajo hasta Valparaíso no estaba claro, lo cierto es que la puerta de la casa cervecera, enmarcada por un graffiti multicolor, llamó su atención.

Cruzó la puerta con un montón de interrogantes en su cabeza. No dominaba el idioma, sin embargo eso no la había detenido al momento de comprar un pasaje hacia el fin del mundo.

Era un día Sábado, cerca de las cuatro de la tarde, cuando avanzó insegura por un pasillo angosto entre la barra y las mesas.

Las murallas de ladrillo vivo le llamaban la atención, tal vez porque contrastaban con las tuberías brillantes de acero de los dispensadores de cerveza que se erguían sobre el mesón de la barra de madera oscura.

Se sentó en una mesa alta apoyando su espalda contra los ladrillos mientras observaba la gente a su alrededor y los empleados del local. Se podía observar que estaba acostumbrada a viajar y a descubrir nuevos horizontes. Tenía esa actitud de las almas aventureras.

Luego de recorrer la carta y darse a entender con el joven que la atendió, el cual no dominaba el inglés a la perfección, finalmente llegó a su mesa una chorrilana acompañada de una cerveza negra. Mientras disfrutaba de su comida, sacó su cámara de bolsillo y le pidió a una pareja que se sentaba en la mesa vecina que le tomará una foto para inmortalizar en su diario de viaje, el paso por ese rincón desconocido para ella y al cual había llegado después de recorrer literalmente medio mundo.

Cruzó algunas palabras con la pareja de la mesa vecina para luego retirarse y seguir su camino, seguramente a descubrir nuevos rincones de esta ciudad que depara una sorpresa a la vuelta de cada esquina.

Al pasar junto a mi cruzamos una mirada y una sonrisa. Mientras se alejaba no pude evitar preguntarle ¿Que haces en este Puerto?

ホセ

 

Marinero Errante

Vino buscando un lugar

Donde en su vida poder habitar

Y vivir en paz.

Huyó de su tierra

Para llegar a cualquier lugar

Y no olvidar.

Izó las velas y navegó

Surcando los mares de aquí y allá,

Pero la luna implora su lealtad,

En la noche le recuerda su amor,

Que él nunca fingió.

Quiso escapar

Surcando el viento y la tempestad,

Quiso evitar

Que sus ojos vaciasen el mar,

A su voluntad.

Y se encontró

Con una guerra que nunca entendió,

Una lucha de cobarde ambición,

Que ahora sabe que pronto acabará

Con su triste y vil rendición.

Hoy la muerte vigila su error,

  Pues su mente irradia ilusión,

Un alma más

A la que infligir su castigo, dolor.

Nunca pensó

Que la vida albergara traición

Rompiéndole el corazón.

Hoy con razón,

Su pensamiento y su tesón:

Regresar a su hogar,

Donde nunca hubo de escapar.

Y besarla una vez más.

Y abrazarla una vez más.

La sangre fluye a raudales

Por el mar de la melancolía.

En sus ojos brilla la tristeza

De quien se siente un alma “perdía”,

Naufragando entre los bancales

De este barco que no flota,

Cuando un alma camina rota

Hundiéndose sin remedio

En el pozo más profundo

Perseguida por la muerte,

Muerto ya,

Viviente,

Por haber vuelto a perderte.

« Siguientes entradas Recientes entradas »
A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights