Nos amábamos

en los azulejos del tiempo,

quitábamos telarañas

a nuestras bocas de hierro

y dibujábamos

sobre nuestros cuadernos

la mejor versión.

Nos hacíamos mejores,

más bellos por dentro,

mientras que las uvas

desaparecían del vidrio

y entonábamos otra canción.

About Luis Perronegro