Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

A las puertas del cielo

.Huele a inmundicia, sudor, aguas putrefactas y excrementos humanos. El aire está viciado y… ¡No, no me puedo mover! Siento un profundo dolor de cabeza, los huesos entumecidos, no sé si alguno roto y la boca terriblemente seca. Es este maldito dolor de cabeza el que tanto me aflige y no me deja vivir; que termine ya tanto dolor. Inútil resistir ni un solo día más así. ¿Cuántos llevo, dos, tres? Siglos me parecen. Sigo sintiendo ese sonido encima de mí, clock, clock… y a cada golpe, los sesos intentan escaparse de mi martirizada cabeza. A cada gota de agua se intensifica más la desesperación, sucumbo ante la intermitente y parsimoniosa menudencia, clock, clock, clock.

Por fin esta noche ha dejado de caer la gota en mi cabeza y ya no siento dolor, no siento nada, estoy libre de ataduras de nuevo, feliz. En la silla aun maniatado, mi cuerpo sigue sentado con los ojos desorbitados, pero ya sin dolor.

Había oído de ciertas crueldades recibidas por los presos de la Santa Inquisición, pero nunca podría llegar a imaginarme que me tocaría la peor. ¿Mi delito? Tener Hambre.

About Gustavo Garcia

Si escribo es para apartar de mi la tristeza, La amarga conciencia.Dejo atrás con letras .El olvido de la memoria.En estos poemas cuadriculados.Que no entienden de métrica.Mis silencios engañan a los sentimientos.Quebradizos, adoptados.Y escribo y no hablo Y lloro tinteros Resultado de imagen de tinta y plumaLágrimas de tinta.Resbalando por la pluma.Hacia donde reside el poema. Desde donde nace el poema.

1 Comentario

  1. Marina Collado

    8 Enero, 2017 at 13:48

    Desgarrador Guatavo. El hambre como tortura se convierte en esa gota que va taladrando hasta morir. Genial amigo. Un gran abrazo.

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights