El lunes por la mañana Mía llegó al trabajo a las ocho en punto y se dirigió directamente a la sala de reuniones. Allí la esperaba todo el equipo de redacción y, una vez más, ella fue la última en llegar.

–  Ahora que ya estamos todos, tengo dos noticias que dar. – Les informó Victoria Lois, la directora de la revista, en cuanto Mía tomó asiento. – En primer lugar, os tengo que anunciar que finalmente vamos a estrenar un nuevo apartado en la revista sobre empresas de jóvenes emprendedores que consistirá en redactar entrevistas a jóvenes empresarios emprendedores que se están haciendo de oro.

–  ¿Tienes previsto que salga en el próximo número? – Le preguntó Mía.

–  Sí, ya sé que va a ser complicado con tan poco tiempo, pero confío en ti para que lo saques adelante con un resultado positivo, no hay nada que no seas capaz de hacer, Mía. – Le dijo Victoria.

–  ¿Quieres que me encargue yo de la nueva sección de jóvenes empresarios emprendedores? – Le preguntó Mía tratando de asimilar la feliz noticia.

–  ¡Por supuesto! – Le confirmó Victoria. – Estás más que capacitada para ello. Pero también necesitarás un fotógrafo que te acompañe, por lo que vamos a estructurar el trabajo de los fotógrafos. – Se volvió hacia los aludidos, Roberto y Manuel, y les dijo: – Roberto, a ti se te dan bien los retratos y sacar el lado más humano de la historia; Manuel, a ti se te da bien los reportajes de moda y viajes. Basándome en el punto fuerte de cada uno, he decidido que Roberto se encargue de las secciones de sociedad y economía y Manuel se encargará de las secciones de moda y viajes.

Tras una intensa mañana de reuniones para organizar los nuevos cambios en las secciones de la revista, Mía llamó por teléfono a Berta Toledo, la secretaria del primer joven empresario emprendedor al que iba a entrevistar.

–  Despacho de Juan Cortés, al habla Berta Toledo. – Respondió Berta al primer tono de llamada.

–  Buenas tardes, soy Mía Swan, de la revista Society. – Se presentó Mía.

–  Sí, para concertar la entrevista con el señor Cortés, ¿cierto? – Recordó Berta. – ¿Cuándo tenía pensado entrevistarle?

–  Lo cierto es que vamos un poco escasos de tiempo si queremos publicar la nueva sección en el próximo número, por lo que cuanto antes pueda entrevistar al señor Cortés, mejor. – Le confesó Mía.

–  Veamos su agenda. – Le dijo Berta antes de revisar la agenda de Juan. – Mañana tiene un hueco de once a doce de la mañana, ¿cree que en una hora podrá entrevistarle?

–  Eso espero. – Le dijo Mía satisfecha de haber conseguido cita con aquel tipo tan pronto. – Gracias por tu ayuda, Berta. Mañana te llevaré unos bombones, espero que te guste el chocolate.

–  Uix, niña. ¡Adoro el chocolate! – Le confirmó Berta y añadió antes de colgar: – Llámame la próxima vez que necesites algo, haré todo lo posible por ayudarte.

Mía se había tomado la molestia de investigar un poco a la secretaria del señor Cortés y había averiguado que era una mujer de cincuenta y seis años que quería a su jefe como si de un hijo se tratara y que adoraba el chocolate, especialmente los bombones. Esa información le había sido muy útil para crear un nuevo contacto que quién sabía cuándo iba a poder necesitar.

Concertada la cita con el señor Cortés, Mía se reunió con Roberto para informarle de la cita para la entrevista con Juan Cortés.

–  Mañana a las once de la mañana, perfecto. – Opinó Roberto. – Solo espero que no nos dé plantón, esos niños ricos tienen muy malos modales.

–  Espero que no sea el caso porque no podemos tomarnos todo el tiempo que queramos, si en una semana no adelantamos lo básico, ya podemos despedirnos de publicar la nueva sección en el próximo número y Victoria nos matará. – Claudicó Mía. – Si mañana nos da plantón, te prometo que le buscaré un sustituto rápidamente, aunque quizás con menos renombre y glamour que el tal Juan Cortés.

–  ¿No sabes quién es Juan Cortés? – Le preguntó Roberto sorprendido.

–  Si no fuera porque Victoria lo ha mencionado esta mañana en la reunión, ni siquiera sabría que Juan Cortés existe. – Le confirmó Mía con sinceridad. – Motivo por el cuál voy a tener que ponerme las pilas para prepararme la entrevista, espero encontrar en internet todo lo que necesito saber.

Mía se quedó en su despacho hasta pasadas las diez de la noche, cuando decidió bajar al restaurante chino de al lado de la redacción para comprar algo de comida para llevar antes de regresar a su piso.

Mía cenó sentada en el sofá del salón mientras continuaba investigando a Juan Cortés. Descubrió que sus padres habían creado su fortuna fundando una clínica privada que hoy en día era considerada una de las mejores del país. Su padre es cardiólogo y su madre es neuróloga, ambos con una impecable reputación dentro y fuera del campo profesional. Sin embargo, Juan Cortés se había labrado un futuro profesional distinto al que sus padres habían escogido. Él había montado su propia empresa de seguridad privada y entre sus clientes se encontraban las personas más ricas y famosas del país. Juan Cortés tan solo tenía treinta años y había conseguido casi igualar la fortuna de sus padres.

Pasada la medianoche, Natalia llamó por teléfono a Mía y le contó su maravillosa cita con Miguel, al que ella llamaba su príncipe azul.

–  Es fantástico, Mía. – Le repetía Natalia por enésima vez. – Es guapo, atento, divertido, simpático, todo un caballero,… – Suspiró profundamente y añadió: – Es demasiado bueno para ser verdad.

–  Parece que le gustas, pero cuando os veáis el viernes por la noche será la tercera cita y estoy segura de que querrá algo más que charlar contigo esa noche. – Le recordó Mía.

–  ¿Crees que debo acostarme con él?

–  Creo que puede darse la situación y que debes pensar en ello para tomar una decisión cuando llegue el momento. – Le respondió Mía y añadió divertida: – Si quieres mi consejo, te diré que te acuestes con él si te apetece. Puede que no sea tu príncipe azul, pero te hará más llevadero el camino hasta encontrarlo.

Tras hablar por teléfono con Natalia durante más de una hora, Mía decidió irse a dormir, el día siguiente iba a ser un día largo y quería estar lo más descansada posible.

 

About Rakel Relatos

Mi nombre es Rakel,tengo 30 años y vivo en Barcelona.Soy una aficionada a la escritura y la lectura sobre todo de novelas románticas y eróticas.Siempre me ha gustado escribir y en abril de 2013 me animé y cree un blog en Blogger. Los relatos de Rakel. Tras poco más de dos años y medio , inicio una nueva etapa en wordpress.En mi blog podréis encontrar relatos y novelas en las que el amor, el sexo y las aventuras son los protagonistas.¡Gracias por vuestra visita!
Si te gusta comparte!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Print this pageEmail this to someoneShare on VKShare on Tumblr0