Si me hubieran contado antes lo que era estar junto a ti volvería a vivir cada segundo que pasamos juntos, cada palabra, cada caricia sin esperanza a futuro.

Volvería a vivir junto a ti todo lo que fuimos y jamás de nuevo seremos.

Si me hubieran contado lo que era estar junto a ti

Le habría robado años al tiempo

Le habría robado lágrimas a la vida

Le habría arrancado prisa al devenir

Si te hubiera encontrado antes

no seríamos amantes

No seríamos prohibidos

No tendría que robar tus días cada día




No te pediría que me robes un beso

porque seríamos dueños de nuestros tiempos

dueños de las alegrías en nuestras vidas

nunca ladrones de segundos ni oscuridades furtivas

 

No volarían mariposas por mi vientre

Cada que recuerdo tus labios sobre mi piel

Cada que se que llegarás aunque sea para unos instantes

Si te hubiera encontrado antes, tal vez seríamos ahora nada

Tal vez seríamos sólo el dolor que el hastío de los años se torna

Tal vez sólo estaríamos atrapados en una falsa historia

sin sabor, ni olor como tantas otras

 

Si te hubiera encontrado antes

Tal vez ya te hubiera perdido

Serías un etéreo recuerdo

Quizá un dolor en el pecho

 

Si nos hubiéramos encontrado antes

Quizá seríamos lunas apagadas

Atrapados en el falso tejido anudado

de un matrimonio perdido

 

Robemos hoy, minutos a las horas

Robemos lo que por derecho no nos toca

Robemos en cada beso un trozo de dulzura

Robemos a la vida, verdadera vida

 

Si me hubieran contado lo que sería estar junto a ti

te juro que te habría esperado

Lo que es hoy repetiría

Sin cambios y sin vanas prisas

 

Porque lo que somos hoy robándole al tiempo dicha

Sólo podemos serlo en este momento y no atrás

Porque pretendiendo escondernos alumbramos nuestras vidas

Cobrando al presente incierto la dicha de vidas pasadas

 

Si me hubieran contado lo que es vivir junto a ti

Volvería a vivirlo todo

Viviría junto a ti todo y casi todo

Aún los mares de sal derramados desde tu partida

 

Mas, viviría los días escogiendo que nunca llegara

la tormenta que llegó de repente

La vida que arrancaste de improviso

Tu partida sin compasión ni retorno

 

 

Si me hubieran contado lo que era estar junto a ti

Elegiría lo que vivimos

Una y mil veces más

Sin regalarle al olvido ni un segundo de nuestros días

Volvería sobre tus pasos 

sabiendo que nunca más seremos 

ni amantes prohibidos

ni amantes de nuevo

ni nada más.

 

 

About Nora Arrieta

"Me llamo Nora, vivo en la ciudad de León en México y tengo 51 años. Desde siempre me ha encantado leer y crecí con historias de cuentos y hadas en las que los sueños se hacen realidad. Me encanta la novela histórica y la poesía. En mi juventud escribí y publiqué algunas obras y abandoné las letras para retomarlas apenas hace un año, disfrutando muchísimo pintar en pliegos mi vida y las que me puedo robar en mi andar diario. ¡Gracias por leerme y sentir mis palabras en tu ser!.