Relatos,poesías,poemas y literatura

Página literaria de relatos,poesías,poemas,reflexiones y concursos

Impotencia. No poder ser consuelo, ni ayuda

He tenido la malísima suerte de vivir un problema con una amiga en estos días, de ahí mi alejamiento temporal de las redes.

Es posible que muchos hayáis oído hablar de los desahucios,  y que a la mayoría de vosotros no os toque nunca de cerca este problema, ni por asomo, ese es mi deseo sincero, puesto que pasar por esa situación es algo terrible, no sólo para los protagonistas, sino para todos los amigos y familiares que les aprecian.

Seguramente nuestros políticos se han colgado miles  de medallas hablando de los casos de desahucio que se han parado en este país, pero creedme el número de los que no se paran y siguen adelante se multiplica por cifras que desconozco, pero seguro que son muchos más.

No voy a ponerme en el mejor de los casos que puede ser aquel en el que aunque se pierda la vivienda se tienen unos ahorros o alguna forma de subsistir. Tampoco en el más fatídico que es el de aquellos que desbordados por la situación llegan incluso al suicidio.

Me pondré en el caso normal, quizás en el que tengo tan cerca, para que nos podamos hacer mejor a la idea.

Mi amiga ha sufrido tres desahucios en los últimos cuatro años, es un caso de esos desesperados que nunca llegan a acogerse a ninguna de las “múltiples” medidas de ayuda social para estos casos.

Hemos agotado por tercera vez todas las vías legales y lamentablemente nos hemos quedado en la calle nuevamente.

Que hacer frente a unos políticos que te desamparan por el mero hecho de que tus hijos sean ya mayores de edad, aunque estén en situación de desempleo. Qué hacer cuando la única alternativa que te ofrecen es unos días para la madre en uno de los albergues para “sin techo” de la comunidad de Madrid, mientras tus hijos duermen a la intemperie.

Cuál es la solución cuando uno no tiene un euro y lo mucho que consigue tras poner un puesto a escondidas en un mercadillo ganando unos escasos 300 euros al mes, cuando son 3 en la familia, y el salario ayuda social apenas es de 400 de los que hay que descontar los gastos ocasionados frente a los anteriores desahucios.

¿Donde vamos ahora, a la Cañada Real a construir una chabola entre los rumanos?

La calle es todo lo que nos queda, y los amigos que no tenemos espacio para tres, sólo podemos dividirles en tres casas y alojar cada uno a uno de ellos por separado, pero ¿durante cuánto tiempo?

Es tan triste ser pobre, y tan sin solución algunos casos, fruto de la inviabilidad de los políticos para dar alternativas dignas a esta gente. Y esto en el Madrid de Manuela Carmena señores, es lo que hay.

Solo me queda cagarme en la mala suerte de esta vida que a unos nos da, mientras a otros les quita.

Carla

@carlaestasola en el Madrid de #Carmena a 26 de Mayo de 2016, a las 15:07

Si te gusta comparte!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Print this pageEmail this to someoneShare on VKShare on Tumblr0

2 Comentarios

  1. Impresionante carla es todo tan injusto que apenas te quedan fuerzas para luchar. Mucha suerte para tu amiga y un abrazo enorme para todos aquellos que tienden un pedazo de su corazón en ayudarlos.

    • jeronimo noguera

      27 Mayo, 2016 at 13:04

      Así es Carla, mi querida amiga, tan desafortunado como cierto que antes habían dos Españas y ahora son ya tantas que la única fuerza que nos queda es solidarizarnos entre tod@s lnosotr@s y cuanto menos poner estas cosas al descubierto…También conozco muy de cerca esta situación y me faltan las palabras…y me duele el alma, pero al menos nos queda la dignidad que esta gentuza adolece…Recibe un fuerte abrazo y mi afecto más sincero.Conocer a alguien como tú es algo que a tod@s nos honra y como dice el compañero :Mucha suerte para tu amiga y un abrazo enorme para todos aquellos que tienden un pedazo de su corazón en ayudarlos

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights