De oscuros matices y vuelos nocturnos confundidas con las mariposas negras
que pelean por la claridad de aquellos faros que angustiosamente luz dan
a las calles semidesiertas.
Hadas negras de gótica presencia, juventud en flor que despierta sensaciones,
oscuridad de una identidad que desapercibida debe pasar.
Prescinden de los faros, pues tienen su lugar, su santuario, ganando sin luchar
las presas que las mariposas negras esperan en una esquina.
Entre nubes negras del humo su fisonomía contorsiona y baila sensual cual
danza árabe en su mejor esencia.
Hechiceras de la noche, seductoras de almas lujuriosas que se pierden en la
oscuridad de su santuario, venerandoles, deseandoles.
Admiradas y pretendidas donde todo se es capaz de perder por una noche
en su cama.
Hadas oscuras que atrapan por una juventud, donde la belleza y casi perfección
no da tregua a un maldito no, para sucumbir entre sus labios, para asesinar
el tiempo de toda una noche sin salir de allí.
Y qué más da si un hada negra solo despertó al deseo sin llegar a matarlo
dentro de un cuarto de hotel.
Para eso están las mariposas negras esperando afuera, entre la frialdad de
la madrugada y revoloteando entre la discreta luz del farol.

Xavier H.©

About Xavier Hernandez

Encontré en las letras un desahogo de mi mente que se mantiene inquieta en ideas. Vivo un mundo de fantasía, siguiendo muy de cerca la realidad. Pienso que las historias no deben morir en la nada y darles eternidad plasmadas en tinta y papel.
Si te gusta comparte!!Share on Facebook0Share on Google+8Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Print this pageEmail this to someoneShare on VKShare on Tumblr0