Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

El hechicero

hechicero

 

 

 

Cuenta la leyenda que hace mucho tiempo,un hombre llamado Atakapa (los devorahombres) así se le conocía entre los miembros de la tribu, era un brujo que poseía toda la sabiduría y podía sanar cualquier enfermedad,comunicarse con
el más allá, era considerado como el mejor sabio incluso venían de otras tribus vecinas para que los curara.
Atakapa era de mediana edad, vivía solo siempre ha vivido solo, los que le conocen nunca vieron a una mujer a su lado. Wovoka el jefe de la tribu un día decidió ponerle a un ayudante para que le enseñara todos los conjuros y sabiduría para que su pueblo esté a salvo de cualquier mal.
Quanah así se llamaba el afortunado joven que le acompañaría y aprendería todo por si un día Atakapa faltara. Una noche, cuando todos estaban durmiendo el jefe de la tribu,empezó a gritar:
– mi hija!! mi hija!!
Rápidamente fueron a buscar al hechicero para ver que demonios le pasaba, cuando Atakapa entró en la cabaña  donde estaba la chica, se quedó inmóvil, mirando la belleza de aquella joven. Cuando por fin reaccionó se acercó a ella y vio que había sido poseída por un espíritu.
-Quanah!!, corre veloz a mi cabaña y tráeme mis cosas, le dijo al aprendiz..
El joven se apresuró enseguida le llevó sus pertenencias para poder curar a la chica.
Empezó a rezar en voz muy alta, gritando, al mismo tiempo que le rociaba con una especie de agua bendita y degollaba a una rana esparciendo la sangre por toda la habitación,haciendo signos con las manos, parecía que su conjuro funcionaba porque la chica empezó a calmarse, pero  en un momento de descuido la joven, agarró el brazo del brujo fuertemente y le dijo:
-Vas a morir! con voz terrorífica.
Nada más pronunciar esas palabras, la joven se desmayó y todo había acabado, la hija del jefe estaba curada. Todos se fueron a dormir,después de lo sucedido menos Atakapa, asustado por las palabras que le había dicho la joven, preocupado aunque pensaba que jamás le pasaría nada porque el mismo encontraría la manera de curarse.
Paso el tiempo y el joven Quanah aprendió todo sobre como ser un buen hechicero, una tarde de primavera el joven se acercó a su maestro y le dijo:
-Señor se encuentra bien?
-No mucho, estoy débil y noto como se apaga mi vida, le contestó Atakapa
-quiere que hagamos algo para curarle señor- dijo el joven
– Si Quanah, porfavor lo necesito.
Hicieron ese conjuro y cientos más pero no mejoraba, cada vez estaba peor ya no podía andar,tumbado en una cama apenas podía mediar palabras, la gente de la tribu murmuraba que iba a morir por las palabras que dijo la joven.
El joven Quanah en un último esfuerzo para salvar la vida de su maestro, se acercó a la cabaña del jefe Wovoka  y pidió a su hija que le acompañara a ver a su maestro, cuando llegaron a la cabaña de Atakapa, al ver a la chica  su cara cambió por completo parecía como si volviera a vivir de nuevo, cuando de repente empezó a hablar y dijo:
-Estoy enamor…….. cogió aire y murió.
La chica rompió a llorar, y Quanah dijo:
-Un gran hechicero,brujo y curandero que salvaba la vida de muchas personas y ayudaba a la tribu y no ha podido  luchar contra su muerte por amor.
Cuenta la leyenda que Atakapa murió de amor por no decirle a aquella joven que desde el primer día que la vio… la amaba.

©Todos los derechos reservados Pedro Altamirano

About Pedro Altamirano

Autor Pedro Altamirano, me encanta el mundo de la informatica, y hasta hace muy poco no sabía que tenía la capacidad de escribir donde conocí a gente maravillosa en la red y formamos un sueño " El poder de las letras"

4 Comentarios

  1. Que escrito más bonito, gracias, abrazos

  2. Precioso relato Pedro, saludos…

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights