Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

El corazón verdadero

Cubrían las aceras de la ciudad, mantas de hojas secas, propias del otoño. Dando un aspecto de deseo de cobijo. Pero también de sumarse a un grupo de amigos y charlar. De adentrarse en  esas típicas chocolaterias, donde todo huele bien, y sabe aun mejor.
Cubría la tarde un manto gris. Un cielo feo. Tal vez, un triste anunciamiento.
No lo quise ver así. Renuncié a cualquier contratiempo. Descolgué el teléfono y me dejé llevar por la melancolía de la triste tarde de noviembre, llena de hojas secas, dejando paso a una larga noche de cielos rojos y recuerdos ya en clausura.
No hubieron noticias. No hubo calor en la cafetería, donde el chocolate era el menú principal. No hubo cariño entre los que rodeábamos la mesa. Solo falsedad.

Porque aunque te rodeas con la esperanza de que tantas almas hay, tantas ellas se profesarán amor; alguna incluso más allá de la amistad, siempre alguna engañará.

Mienten sus ojos, sus palabras, sus manos al sostener la taza, mienten sus gestos y su sonrisa falsa y se posa frente a ti, pero no siente nada.
Paseando, echando a un lado las hojas secas de otra tarde más, siento que algo empieza y algo acaba.
Y no me voy a despedir así, porque tampoco me presenté ante ti para que fueras algo para mi. Simplemente las almas se miran, se rozan, se quieren, se aman, se odian, o se separan. Y todo eso unido, a veces, forman una sola alma.

Hasta que la verdad estalla, y los intereses son otros. Mientras uno sufre, otro marcha.
¿Qué hago esperando esa lluvia que no llega? ¿Qué intento, anhelando que sienta algo aquel que ni siquiera repara en mi presencia?
El corazón verdadero que ama se complementa, te acompaña, te espera, te cobija y no se aparta.

Te hace sentir única entre miles. Y miles de sensaciones a ti sola.

By Miriam Giménez Porcel

About Miriam Giménez

Adoro escribir y contar desde mi punto de vista, que la vida es todo lo bonita que nosotros la queramos vivir.

5 Comentarios

  1. atardecerensantboidellobregat

    22 Noviembre, 2016 at 15:51

    Una acertada reflexión Miriam. No merece la pena esperar lo que vemos que no llega…un gran abrazo!!!

  2. Precioso Miriam el corazón verdadero nunca te falla. Muchas gracias

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights