Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Dulce tentación 9.

Norah se despertó a las once de la mañana, estaba sola en la cama. Se sorprendió al no encontrar a Samuel tendido junto a ella y no le gustó el vacío que sintió. Se puso una camiseta vieja y desgastada para cubrir su desnudez y bajó las escaleras para dirigirse a la cocina a tomarse un café. Fue entonces cuando escuchó la voz de Samuel que provenía del salón:

–  Haz lo que tengas que hacer, pero soluciónalo. – Dijo Samuel a la persona que escuchaba al otro lado del teléfono. – Envíame un informe por correo electrónico y, solo si hay una emergencia, me llamas.

–  Espero que el asunto que te tiene tan ocupado como para no venir a la oficina de inmediato cuando todos estamos al borde de un ataque de nervios, tenga nombre de mujer. – Le comentó divertido Tom, su mano derecha en la oficina y un gran amigo.

–  Tengo que colgar, llámame si se complica el asunto y me pasaré por la oficina, tendré el móvil disponible. – Le dijo Samuel antes de colgar.

Norah esperó unos segundos dónde estaba sin hacer ruido. Cuando vio que Samuel se había sentado en el sillón con su portátil sobre las piernas, entró en el salón y le dijo sin poder ocultar la sorpresa de su rostro:

–  Buenos días.

–  Buenos días, pequeña. – La saludó Samuel sonriendo en cuanto la vio entrar. – Espero no haberte despertado.

–  No, pensaba que te habías marchado. – Le respondió Norah. Samuel dejó su portátil sobre la mesa de café y tiró de la mano de Norah para que se sentara en su regazo. Ella le dejó hacer y, cuando estuvo entre sus brazos, le miró a los ojos, vio su ceño arrugado y se dio cuenta que Samuel estaba preocupado. – ¿Qué ocurre? ¿Va todo bien?

–  Un pequeño imprevisto en la oficina, nada que no se pueda arreglar.

–  ¿Tienes que irte?

–  No, a menos que quieras que me vaya. – Le respondió Samuel antes de besarla. Deslizó su mano entre las piernas de Norah y, cuando comprobó que no llevaba nada debajo de aquella vieja camiseta, se le escapó un gruñido de la garganta para después decir con la voz ronca: – Eres tan tentadora. – Le quitó la vieja camiseta y, observándola con verdadero deseo, añadió susurrando: – Una dulce tentación.

Samuel la besó apasionadamente y Norah se dejó arrastrar por la pasión y deseo que él le producía. Norah no quería esperar y se afanó para desabrochar el pantalón de Samuel y sacar su duro y erecto miembro, se puso a horcajadas sobre él, colocó la punta de su pene en la entrada de su vagina y descendió lentamente, dejando que la verga de Samuel se deslizara en su interior.

–  Oh, pequeña. – Gruñó Samuel excitado. – Vas a volverme loco.

Samuel deslizó su mano por el monte de Venus de Norah hasta encontrar su clítoris y lo estimuló alternando suaves y lentas caricias con otras caricias más rápidas y enérgicas.

–  Umm… – Gimió Norah al borde del orgasmo.

Norah aceleró el ritmo de las embestidas a pesar de que Samuel trató de frenarla, pero al final desistió y él también aceleró las caricias sobre su hinchado y excitado clítoris. Samuel aguantó hasta que Norah no pudo más y estalló en mil pedazos, gimiendo mientras él seguía estimulando su clítoris con una mano para alargar su orgasmo y con la otra la sujetó por la nuca para verle la cara mientras se corría. Solo cuando Norah se había quedado satisfecha y todavía sintiendo los coletazos del orgasmo recorriendo su cuerpo, Samuel se permitió alcanzar el orgasmo embistiéndola con fuerza un par de veces hasta que lanzó un sonoro gruñido al alcanzar el clímax dejando caer su cuerpo sobre el respaldo del sillón arrastrando a Norah consigo y envolviéndola con sus brazos.

Norah se dejó abrazar, sintiéndose cómoda y segura a pesar de estar completamente desnuda encima de su nuevo jefe al que tan solo conocía desde hacía un par de semanas.

Pasados unos minutos y habiendo recobrado la respiración, Samuel recogió la vieja camiseta que le había quitado a Norah y se la ayudó a ponérsela para que no pasara frío y así poder seguir abrazándola.

–  Necesito darme una ducha. – Le dijo Norah poniéndose en pie pasados unos minutos.

–  Yo también necesito una ducha, ¿te importa si voy contigo? – Le preguntó Samuel con una pícara sonrisa en los labios.

Norah no pudo resistirse a aquella sonrisa ni a aquellos brillantes ojos grises que tanto le gustaban a la vez que la aturdían, le devolvió la sonrisa y le cogió de la mano para llevarlo escaleras arriba y meterse con él en la ducha, donde ambos volvieron a hacer el amor.

Estaban en la cocina tomándose un café mientras decidían qué hacer durante la extraña pero preciosa mañana soleada de aquel mes de febrero cuando sonó el teléfono de Samuel.

–  Disculpa, tengo que contestar. – Se disculpó Samuel antes de contestar al teléfono. – Dime, Tom.

–  Siento interrumpir lo que estés haciendo, pero se trata de una verdadera emergencia. – Le contestó Tom nervioso. – Gerard Benson ha convocado una reunión urgente en un par de horas, dice que será breve y por supuesto quiere que tú estés presente.

–  ¿No se puede esperar al lunes? – Protestó Samuel y, sin dejar que Tom respondiera, añadió antes de colgar: – Estaré allí en un par de horas. – Samuel suspiró, se volvió hacia a Norah y le dijo: – Tengo una reunión en un par de horas y tengo que ir a la oficina. – Le dio un beso en los labios y añadió: – Te llamaré en cuanto salga de la reunión y vendré a buscarte para salir a cenar.

–  ¿Va todo bien? – Preguntó Norah preocupada.

–  No te preocupes, no es nada que no se pueda arreglar. – Le contestó Samuel quitándole importancia al asunto. Volvió a besarla y se despidió: – Te veo luego, pequeña.

Norah le observó marcharse desde la ventana y sonrió al pensar que en pocas horas volvería a verlo. Cogió su móvil y llamó a Amy con la esperanza de que estuviera en casa y así poder pasar un rato con ella.

About Rakel Relatos

Mi nombre es Rakel,tengo 30 años y vivo en Barcelona.Soy una aficionada a la escritura y la lectura sobre todo de novelas románticas y eróticas.Siempre me ha gustado escribir y en abril de 2013 me animé y cree un blog en Blogger. Los relatos de Rakel. Tras poco más de dos años y medio , inicio una nueva etapa en wordpress.En mi blog podréis encontrar relatos y novelas en las que el amor, el sexo y las aventuras son los protagonistas.¡Gracias por vuestra visita!

5 Comentarios

  1. Rakel que interesante madre mía es buenísimo me encanta de verdad, un abrazo y espero otro capítulo jajaja

  2. Rakel, que historia, tengo que hacer retrospectiva y poder ver como Samuel y Norah llegaron hasta aquí, tengo muy buen material de lectura.
    Un abrazo enorme y un beso

  3. Reblogueó esto en elpoderdelasletrasy comentado:

    Capítulo 9 de Dulce tentación

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights