Caminamos

devorándonos las sombras,

con nuestras huellas arando

la fina piel de las aceras,

despojándonos

de las máscaras,

de las palabras de marfil,

de nuestro plagio de los lunes

Bailamos

al ritmo de los botellines desnudos,

con los huesos escuálidos

una danza que más que baile es gorgoteo

Caminamos

con las pisadas que nos llevan a casa,

abrimos la ventana al alba

y nos atamos los cordones a la cama.

A la mañana siguiente

nos engulle el sofá,

mientras que permanecemos

quietos, perennes,

viendo crecer la hierba.

 

foto: heroish.net

 

About Luis Perronegro