En los días nublados, mi alma tirita cuando la luz se desvanece, mi mirada se debilita porque no me dan calor los sueños.
Busco el sordo crepitar de una vela en mi corazón, que me diga que no está de más sentirse incomprendido, de locura, devaneo, ¡qué sé yo! Al final, cera y vela, lo mismo, fundido en un único fuego.
Sin ganas para robar el tiempo que te viene por delante, sin darle cuerda al reloj, noto que clavada como espinas te llevo dentro de mi silencio y cada herida me recuerda que me ahoga esa ansiedad como la lluvia al caer de madrugada.
Querida soledad no vengas a engalanarme con tu disfraz, que ya  llevamos tiempo ahuyentando nuestros pecados y a cada herida que me regalas, más me robas el sentido.

About Pedro Altamirano

Autor Pedro Altamirano, me encanta el mundo de la informatica, y hasta hace muy poco no sabía que tenía la capacidad de escribir donde conocí a gente maravillosa en la red y formamos un sueño " El poder de las letras"
Si te gusta comparte!!Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Print this pageEmail this to someoneShare on VKShare on Tumblr0