Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Autor: Nora Arrieta (página 2 de 16)

Me habría encantado tanto tenerte en esta vida

Me habría encantado tanto  tenerte en esta vida

En  otra vida te amaré tanto como no pude en ésta

¡Te lo juro!

Te encontraré, te apartaré y te enamoraré desde el principio para que robes mi alma meciéndonos entre las estrellas

 

Me habría encantado tanto recordarte de vidas pasadas

Buscarte desde el inicio de nuestros días, y mirarnos

Ser el reflejo auténtico de amor en tu mirada

Sin olvidos y sin historias a otro ser enlazadas

 

Me habría encantado tanto que me miraras de frente

Penetrando en mi mirada, perdiéndote en mis pupilas

Amarrando tu presente a nuestro futuro y amarnos

Me hubiera gustado tomar tus manos desde el despertar de nuestras almas

 

¡Me habría encantado tanto que me robaras un beso!

Eterno como el amor que por ti hoy día siento

 

Así, sin pensarlo

De la mágica manera en que empezó todo esto

de la forma inconjurable que nos atrapó el unirnos

Sin aviso y sin motivo hubieras arrancado un suspiro

Silente y apresurado correr de mi boca a tu boca

 

Me hubiera encantado tanto que amores nunca pidieras

que así como somo juntos

Clandestinos y secretos

Simplemente hubieras robado de mi boca un insolente beso

 

Me habría encantado tanto que no me lo pidieras

Que todo aquello que aclaramos momentos antes de permitirlo

Lo hubiésemos hablado después de tu delito

Lo hubiéramos gozado sin culpas y sin atrevimiento maldito

 

Me habría encantado tanto haberme adueñado de tu alma

Y poco a poco robaras los mares que bañan mi cuerpo

Así en silencio, así sin cuestionarme nada

Así, sin mi permiso y sin la razón del alba

 

Me encantaría tanto, aún en estos días

Que me robaras un beso que me robaras la calma

No importa que hoy sea tuya tanto en cuerpo como en alma

Con el dolor de la duda sin saber si tú me amas

 

Róbame la vida ahora

Róbame otra vez la calma

Toma un beso sin pedir mi boca

Vuelve a la invasión de mi cuerpo

A las noches de invadir mi cama

 

¿Acaso preguntaste si tomar mi alma podrías?

Nunca, nunca por ello imploraste

 

Si robar mi alma, mi corazón y casi mi vida lograste tener sin mi venia

Me habría encantado tanto y aún hoy me mata la idea

De que me robes un beso

de que me entregues tu alma

 

De ser juntos en esta vida lo que arrancaron de nuestro cuerpo desde las vidas pasadas

De amarte y apartarte para ahora sí seas mio hasta el final de los tiempos

 

 

 

Te amé tanto en esta vida y siempre te amaré

Te amé tanto en vida que es ese infinito amor lo que me eleva al cielo y ser parte de la luna y las estrellas que desde hoy cuidarán de ti cada noche.

No puedo tocarte, aun estando frente a ti

Siento tu respiración y tu pausado aliento

Me miro en la profundidad de tus ojos y veo tanto amor

Y en vano intento tomar tu mano, asir tus dedos y besarte como solía hacerlo

 

Camino lentamente por todos nuestros espacios

Me gritan las fotografías con un velo incomprensible

Todo tiene ese aire nebuloso del que un día hablamos

Todo se ve bajo nubes que hablan de pasado y nostalgia

 

Hoy mi palabra es una, nada más una

¡Dolor!

Me duele tu dolor

Me duele el dolor del mundo

Me duele mi propio dolor

 

No sé si estoy despierta y sólo puedo recordarte

No tengo certeza de estar aún dentro de este mundo

Mas no veo la vía que me lleva al otro lado

No sé si siento frío o esa frialdad proviene de mi propio cuerpo

 

Escucho el silencio que me susurra con palabras lentas

Diciendo que el tiempo para estar cerca de ti perece segundo a segundo

Comienzo sin entender a perder sensación en mis manos

A dejar de pensar en lo que fue y fui en esta tierra

 

Ha cesado el dolor y se convierte en armonía

Te veo a un lado de ese cuerpo estático vestido de blanco

Y sabiendo que es mi mano la que amorosamente tomas

No siento, no puedo apretarte, no puedo corresponder a tu amor

 

¿Dolor?

No. No sientas dolor

 

Estuve a tu lado por muy pocas horas

Mas el cielo fuiste a mi conmigo a tu lado

Recuerda las lunas que vivimos juntos

Guarda en tu regazo mi vida y abrazos

 

 

Por fin me alejo siguiendo la luz infinita

La que ciega mi alma y alma y me atrae al cielo

La luz que será tu consuelo infinito

La luz que me convierte en centinela amoroso de tus días y noches

 

¡Aun desde el cielo, te amaré por siempre!

La magia dentro de mí

Magia pura, es eso que llevamos dentro y que nos lleva a conquistar todo en el universo, incluso tu amor o no.  Si así lo decidimos.

Santa, pura, buena y recatada.

Esa era la condición de la vida

Desde la primera vista a una luz nueva

Hasta los amaneceres impuestos por

las cadenas de la costumbre ancestral

 

Latí tras los velos de la falsa alegría

En el agonizante estado la sumisión

Esa compañera que te apresa los días en intenso letargo

Que sólo te lleva a la noche repitiendo sus simétricos compases

 

Mas de repente llega la tormenta

Sacude el alma hasta las entrañas y te despierta

Sacude la vida y te arroja a la luz

Luz que cegó mis sentidos y lentamente me atrapó

 

Emerge ansiosa esa mujer “malévola” que vive dentro de mí

Iniciando la brutal y mágica aventura

Emerge la hechicera, la gitana, la encantadora

Que atrapa la luz del día y se bebe la luna en cada anochecer

 

Me convierto en esta estrella a la que no le gusta la paz

La que borra de sus días la aburrida calma y su desamor

La que te ama o desprecia al ritmo de sus placeres

La que te acerca o te omite a rienda de cualquier capricho

 

Surge de dentro, muy dentro de mí
la hechicera divina, la que lanza sus poderes más sensuales para atraer tu mirada
Muere sin pausa atrás, la que espera y la que ama eternamente
Despierta la que te muestra los hombros desnudos

y mueve rítmicamente las caderas sólo en afán de ganar tu atención

Hoy soy aquella que vivía dentro de mí y me convierte en magia pura
Soy hoy ésta que provoca que me ames con locura

La que roba tu conciencia y te ata a sus cadenas

Sin regalarte siquiera un segundo de sus ganas

 

Esta que vivía muy dentro de mí y que hoy ha emergido triunfante

Soy el hechizo que te obliga a que me pienses sin borrarme de tu mente
La mala que vive en mí, que te atraerá sin amarte
La que te romperá el corazón y te dejará muerto en vida

La mala que vive en mí
Que emergió del reino de los desamores
La que, hasta la misma muerte te llevará lentamente
Siempre amándome
Sin haberte entregado ni un ínfimo de su frío corazón

 

¿Y qué te extraña de esta nueva historia?

Si el resultado lo disfrutas y lo penas tú

Antiguas entradas Recientes entradas
A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights