Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Autor: Gustavo Garcia (página 1 de 21)

TU

Quiero contarte niña

 Que el cielo no existe.

 Es una fábula

 De cantos de cisne.

Mi mundo extinto

 Abarca todo lo prohibido:

Pasión,

 Saliva,

 Deseo,

 Temor,

 Miedo.

 Ponzoña en ristre.

 Y al final del camino

 Un  corazón triste.

Un dolor oculto en ti

Vaga por las sombras

De una vida gris

Repleta de inocencia,

Germinando allí,

Dejando un reguero de sobras.

Hoy llorando esperas el final,

Que te juzguen las estrellas.

¿Cómo y cuándo ver la luz?

Si tu mente quedó opaca

En tu propia esclavitud.

Sientes que la vida

Malgastó tu oportunidad.

Reina de la locura

Creías ser

Ombligo del mundo sin más.

El cielo no existe

Mi niña

¡Cómo te lo voy a contar!

 

Pero

Aunque exista un lugar más allá

Donde more la cordura,

El amor y la verdad,

Deja de vivir en los cuentos

Que nada tienen que contar.

 

Tu dolor se irá,

Tus ojos volverán a brillar

Cuando encuentres

Tu vivo momento de libertad

Y la mentira,

El odio y la desesperación

Que oscurecen tu camino,

De ti empieces a alejar.

Solo tú marcas tu destino,

Solo tú puedes luchar,

Solo tú tienes derecho a soñar

Una vida de felicidad.

Incognitio.

Después de mucho tropezar he llegado hasta aquí.

Y tu aliento

es lo que no me deja salir.

Aunque lo intento, y

cada día intento interferir

con mi locura

a que nunca quieras saber de mi…

siempre te encuentro.

Besos

 

 

 

 

Se fundió la noche en su labrar

Y su voz perdida

Se marchó a dormir

Suspirando soñar con un mundo mejor

Cruzar las estrellas

Volar

Buscando en silencio

Donde poder naufragar.

Y crear

Un mundo donde salir

A vivir,

Donde las estrellas se paren al fin

Para girar,

En el mundo no dejar parar

La verdad.

Donde nunca se calle la voz

Que impida la malignidad.

Y al salir de la embriaguez del mundo

Llegará un nuevo amanecer,

Y al despertar de ti saldrá

Un nuevo mundo donde levantar

Un nuevo universo.

 



Oculto de misión perdida,

Antes de ayer

Un duelo abocado a perder

Es su locura…

Lejos de un Dios

¿Dónde estará?

Ese que dicen los hombres

Que un día alguien encontrará…

Sus huesos reventarán

Ilusiones fingidas.

Revelar secretos es una maldad

Pérdida de inocencia…

Y a través de la fuerza de la ilusión

Los sueños viven,

Inocentes buscando pasión

En sus almas tristes.

Pero allí

Donde se oculta el sol,

Allí

Donde la fuerza no quita razón,

Allí,

No habla el silencio,

Ese que ahora mora en ti.

Ese que quita el olvido,

El que oculta el fragor de la noche,

El que atrapa el poder de la noche.

El que baila con las musas

Al amanecer,

Hasta que se oculta el sol,

Hasta que muere el sol.

Allí

Donde el sueño eterno mora en la vulgaridad,

Donde late más hondo el corazón,

Donde el halo de la vida eleva su lid,

Alza el vuelo para ver

Hijo de la historia

Y de la luna

Y del sol hasta caer

En su voluntad.

Hoy las brujas han salido ya

Librando la batalla

En la Noche de San Juan

Y ese embrujo que me hace al soñar

La queimada

Y el deseo mismo de soñar

Mi alma renacerá.

Es un dios salvaje y cruel

El que forja mi destino,

Vengo de un poder divino

Que disfruta oscureciendo el camino.

Hoy el mundo podría vivir

Sin piedras en su camino

Cuando todos dejen de observar

Sin vendas, su destino.

Hoy el mundo gira sin parar

Y no hay hombres en su camino…

Hoy la tierra ya se cansó

De los giros de su destino

Y hoy Gaia habló.

 

 

 

Marinero Errante

Vino buscando un lugar

Donde en su vida poder habitar

Y vivir en paz.

Huyó de su tierra

Para llegar a cualquier lugar

Y no olvidar.

Izó las velas y navegó

Surcando los mares de aquí y allá,

Pero la luna implora su lealtad,

En la noche le recuerda su amor,

Que él nunca fingió.

Quiso escapar

Surcando el viento y la tempestad,

Quiso evitar

Que sus ojos vaciasen el mar,

A su voluntad.

Y se encontró

Con una guerra que nunca entendió,

Una lucha de cobarde ambición,

Que ahora sabe que pronto acabará

Con su triste y vil rendición.

Hoy la muerte vigila su error,

  Pues su mente irradia ilusión,

Un alma más

A la que infligir su castigo, dolor.

Nunca pensó

Que la vida albergara traición

Rompiéndole el corazón.

Hoy con razón,

Su pensamiento y su tesón:

Regresar a su hogar,

Donde nunca hubo de escapar.

Y besarla una vez más.

Y abrazarla una vez más.

La sangre fluye a raudales

Por el mar de la melancolía.

En sus ojos brilla la tristeza

De quien se siente un alma “perdía”,

Naufragando entre los bancales

De este barco que no flota,

Cuando un alma camina rota

Hundiéndose sin remedio

En el pozo más profundo

Perseguida por la muerte,

Muerto ya,

Viviente,

Por haber vuelto a perderte.

Antiguas entradas
A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights