Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Aquel roble grande

Aquel roble grande

Aquel roble grande

El pasear por grandes bosques y senderos nos recuerdan las grandes hazañas creadas por nuestro humilde corazón. El caminar por grandes y espectaculares bosques te llevan al mas allá, susurran y cuentan viejas historias quebrantadas por los años…
Amaba pasear y escribir canciones al viento, un chico enamorado de la vida y de su vida junto a las personas que tanto decía querer.

Un roble grande y mas grande su sombra, era el refugio de este chico al que siempre se le veía pasar el tiempo bajo las grandes ramas del roble que lo cubrían y cobijaban del fuerte calor de aquellos días de verano intenso.
dos lápices y un cuaderno siempre a su lado estaban, las hojas, algunas con grandes y hermosos cuadros de su amada, otras, con canciones y letras de largos caminos que aun faltaba por recorrer.
Sus cabellos largos y despeinados algunas veces se veían, sus ropas y sentimientos desordenados por la incertidumbre del mañana. las letras escritas por sus manos casi siempre eran del ayer, viejo y desgastado con las mismas historias que ya ni sentido cobraban para el. En su mirada del brillo y reflejo del dolor pasado por desesperación , y uno que otro destello fugaz de alegría y amor que su corazón guardaba en aquel cuarto lleno de todo o tal vez lleno de nada.
Y… llego el día. Extrañado por ese roble con el que vivió tantas historias de amor, el, aquel chico ya no quería escribir. Sus sentimientos desechados y pisoteados, sus lápices desgastados desmoronados ya no querían servir, sus emociones apagadas estaban. Las historias ahora grises y negras que en el ayer eran azules y rojas perdían todo su sentido , y sin sentimiento nada era mejor.
Solitario se encontró y ya no volvió a su pequeño hogar, que tantas cosas lindas un día le brindo. El se canso, de sus letras y emociones viejas… se canso del color y de su pequeño amor y pasión…

A pasado el tiempo y el roble se pregunta que fue de la vida de aquel chico soñador y hablador del cual todo el bosque se acuerda…
y… puedes decirme tu ¿que paso con aquel muchacho?.

 

©Pedro Altamirano

 

About Pedro Altamirano

Autor Pedro Altamirano, me encanta el mundo de la informatica, y hasta hace muy poco no sabía que tenía la capacidad de escribir donde conocí a gente maravillosa en la red y formamos un sueño " El poder de las letras"

3 Comentarios

  1. No sé sí será el mismo, pero el que yo conozco sigue escribiendo debajo de un enorme pino. Bonito cuento. Un abrazo.

  2. Por como está presentado: deduzco que feneció.

  3. Qué relato más bonito, Pedro… Desde luego que emociona. Muchos besos

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights