Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Ana y el amor concluído

La princesa Ana salio cada tarde a esperar a un prometido caballero que desde sus sueños aparecía cada mañana.

Su ancestral costumbre de pedir un glorioso amante cargado de cualidades y amores fue elevada por ella a través de bosques y mares, hasta que, llegado el día, él se apareció postrado ante ella.

Así, tal como ella lo había soñado.

  • Quiero un caballero apuesto, amoroso y glorioso.
  • Bueno como la luz de la luna, fuerte como el aroma de los olivos al caer la tarde, perenne y constante para amarme desde hoy, hasta el final de mis días.

Y, como en toda historia de amor, él apareció.

Un caballero tan hermoso como el sol, brillante y radiante que mostró ser capaz de entregar la vida por ella.

Nuestra princesa; embrujada por la llama misma del amor, entregó su corazón, su mirada y su ilusión al esperado caballero que de igual manera le entregó lo que su corazón gritaba.

 

Manuel, así llamado el caballero, y Ana pasaron seis lunas enteras entregándose su amor.

Mirando noche a noche las estrellas y danzando en la luna las esperanzas del futuro.

Mas como toda historia perfecta, su brillo estelar terminó. Él, repentinamente tomó las manos de Ana y sin piedad terminó lo que parecía estar escrito hasta en las estrellas.

A partir de ese momento, el amor extinguió la llama que ambos habían encendido. Ana apagó su brillo y Manuel partió hacia su propio reino en el que sabía que el amor no existía; él sabía desde antes de partir, que al llegar sólo sombra y desamor le esperaban.

Aún así, regresó, a sabiendas de que Ana sería el amor de su vida y que él poco a poco moriría en la oscuridad de sus propias raíces y envuelto en sus propios dolores y sinsabores.

Ana lloró, lloró y lloró como pocas almas pueden hacerlo.

Ahora camina por senderos inciertos, por nubes grises y sin esperanza. Ha llorado tanta sal que se funde con los mares y se mueve dentro de aguas inciertas.

Ana lo sabe, sabe que él la amará por siempre; mas ha decidido apagar esta historia perfecta en la que el amor no será el ser que salga triunfante.

Uno a uno, poco a poco va recogiendo cada uno de los pequeñísimos trozos de cristal en que se rompió el corazón.

Claros, transparentes y con esa luz especial que da la vida en amor.

Cuando casi ha recogido todos y con la mezcla de húmeda sal que ha brotado de sus ojos ha pegado con amor propio cada uno; vuelven a separarse y caen al suelo en este cuento de nunca acabar que durará hasta que ella transporte su amor a otro reino.

Y eso ¿cuándo acontecerá?
Ella es la primera en no saberlo

Es más, nadie lo sabe ni el brillo de la luna, ni la luz del sol, ni el canto de las estrellas.

Nadie lo sabe porque esta historia pende de la oscuridad en la que decidió fundirse nuestro apuesto caballero.

About Nora Arrieta

"Me llamo Nora, vivo en la ciudad de León en México y tengo 51 años. Desde siempre me ha encantado leer y crecí con historias de cuentos y hadas en las que los sueños se hacen realidad. Me encanta la novela histórica y la poesía. En mi juventud escribí y publiqué algunas obras y abandoné las letras para retomarlas apenas hace un año, disfrutando muchísimo pintar en pliegos mi vida y las que me puedo robar en mi andar diario. ¡Gracias por leerme y sentir mis palabras en tu ser!.

6 Comentarios

  1. muy bueno gracias por compartir

  2. Muy original Nora. Un abrazo.

  3. Gracias Carlos!!! Un abrazo!!!!

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights