Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

De profesión perverso en redes

12790988_1582619648725921_235637334129146288_n

De profesión perverso en redes

Una historia en dos blogs contada por dos personajes en paralelo…

Ana era una mujer de su tiempo, con una inteligencia prodigiosa, había llegado al consejo de administración de su empresa por méritos propios, tras una carrera a la sombra de muchos de los hombres que ahora la acompañaban en los puestos de liderazgo de una de las multinacionales más importantes del país.

Fue una mujer avanzada a su época, tenía una hermosa familia bien estructurada, sus hijos eran un orgullo para ella, ambos universitarios, le habían permitido poder dedicarse casi por completo a su mundo laboral finalmente.

De su pareja poco podemos decir, era la persona con la que había convivido durante la mitad de su vida, sin haber nunca alcanzado el título de pareja ideal, digamos que desarrollaban sus individualidades por separado la mayor parte del tiempo. Y diremos poco más ya que sus mundos en cuanto a gustos eran diametralmente opuestos, sin apenas coincidencias. El tiempo se había terminado de encargar de alejar a nuestra pareja, hasta el grado de la no presencia.

Debido a su trabajo, Ana aprendió a manejar todos los avances tecnológicos según iban surgiendo, como la mayoría en grado de usuaria nada más. Pero tuvo que mejorar a marchas forzadas estos últimos años para utilizar dichos canales como un complemento laboral necesario. Fue así precisamente como comenzó a utilizar las redes sociales.

Al principio con gran esfuerzo debido a su torpeza con la asimilación de los cambios constantes de formatos y versiones actualizándose a una velocidad de vértigo.

Le gustaba Facebook porque le permitía mantenerse en contacto con la familia y amigos que vivían en otros países. Pinterest le pareció una gran herramienta para mantener ordenadas sus preferencias y realizar sus compras. Linkedin le servía como apoyo en el campo profesional. Instagram era un escaparate para dar rienda suelta a su afición a la fotografía. Y finalmente twitter era una forma sencilla de seguir a sus ídolos, deportistas y escritores, vida social, noticias y avances en el mundo del uso de las propias redes.

Después de un año y pico con su cuenta personal en esta última red, fue una casualidad quien le sirvió para conocer otros mundos encerrados, aparentemente poco visibles para un usuario común, pero totalmente desconocidos para ella.

Una pequeña confusión le llevó a recibir mensajes de un desconocido que parecía realmente encantador, y poco a poco fue encontrándole el gusto a eso de hablar con alguien que no sabe nada de ti. Pensó que sería divertido hablar con ese amigo imaginario que la saludaba por las mañanas, le regalaba los mejores piropos, y en privado parecía querer conquistarla.

Finalmente la sucesión de casualidades la llevó a mantener una relación puramente cibernética con su interlocutor. No se atrevía a dar señas de su identidad real porque aquel pequeño juego había traído de vuelta su sonrisa con conexiones puntuales de las que disfrutaba más de lo que nunca hubiera imaginado.

Cuando aquella ciberrelación llegó a su fin, Ana se prometió a si misma que nunca volvería a relacionarse con ningún otro extraño no sólo en esta, sino en ninguna otra red.

Eliminó de sus perfiles a todas aquellas personas que no conocía físicamente, y mantuvo sólo a sus amigos. Se deshizo de todo lo superfluo y se dedicó a su vida con mayor vehemencia que nunca.

Durante muchos meses se había arrepentido en secreto de aquella pequeña locura que introdujo la excitación y el morbo en su aburrida vida, pero que sin duda, escondía un peligro latente para las cosas que más le importaban, su trabajo y su familia.

Aunque morbo que la red añade a este tipo de historias es lo suficientemente excitante como para crear adicción, pero ella estaba muy lejos de eso. A pesar de ello no se resignaba al chute de adrenalina que todo esto le había regalado como persona, y en ocasiones echaba de menos un “por ahí te pudras”.

 

Entonces sobrevino la hecatombe su empresa comenzó una caída en picado, que terminó con un despido masivo de personal, Ana entre ellos. Después de muchos años y en medio de una terrible crisis económica ahí estaba ella con una experiencia descomunal en un mundo de salarios precarios, y con una edad nada fácil para encontrar nuevas oportunidades, y un nivel que no le permitía aceptar cualquier trabajo. Sus visitas a la oficina de empleo la convirtieron en un ser triste y depresivo.

 

Finalmente como quien coge un autobús iniciando su marcha, recordó aquel subidón que twitter le había ofrecido en su momento y se dispuso a abrir presta una cuenta que la resarciera un poco de aquel mundo real en el que no encontraba su sitio.

Durante ese tiempo de descanso le dio para analizar las razones que le habían llevado a aquella situación, sus ventajas y desventajas, y como conclusión final se planteó que a nadie haría daño ya a estas alturas de su vida, y si además le servía para estar todo el día con una sonrisa, ¿porqué no dejarse llevar por sus pasiones íntimas?, ¿quién se iba a enterar?, incluso si esto sucedía, ¿a quién le importaría?…

Para no incrementar los riesgos abrió una cuenta nueva en la que utilizó un nombre supuesto, una imagen atrayente y publicó tweets en busca del deseo perdido.

Se propuso soltar de golpe mediante esos pequeños mensajes de pocos caracteres toda aquella frustración que le quemaba dentro y que tenía que soltar o iba a estallar haciendo trizas su vida.

Sus mensajes eran puro infierno, calor de frustración ante un machismo que en ese momento le dolía, usado como un saco de boxeo en el que estrellaba la amargura de una mujer viviendo a medias.

Fue entonces, cuando más activa estaba, apoyaba causas solidarias en la red, y pedía su apoyo a los que la seguían….

De nuevo la casualidad o las vueltas que da la vida quien quiso traer por segunda vez a su cuenta a aquel personaje que hacía un año la había galanteado hasta convertirla en la mujer más risueña y deseada del planeta. Pensó en no seguirle, pensó en bloquearle, pero anímicamente sabía que volver a conquistar sus mimos era un reto que en ese momento podría significar la vuelta de su sonrisa y pensó en ser egoísta.

Su feminismo la llevó a plantearse tomar el papel que en el pasado él había ejercido con respecto a ella y jugar sus cartas mejor esta vez. La diversión del pasado volvería y se sentiría más viva.  La vida o mejor twitter le había puesto este reto en bandeja.

Continuará…

Carla     @carlaestasola  10/03/16 a la 12:40



 

 

 

 

31 Comentarios

  1. Tan habitual como la vida misma, gracias Carla por compartir y a ver que le sucede….besitos

  2. Gracias a ti por tu valioso tiempo, y a Pedro por su estrellita, que me gusta tanto… La otra parte de la historia está en mi blog, irán simultaneandose ambos personajes. Un besote

  3. Excelente relato para estos tiempos…en los que tod@s o no tenemos o trabajo o lo perdemos.Real como la vida misma y manteniendo siempre ese impecable estilo, su protagonista, nos lleva a esa soledad, que al menos nos permite soñar y a veces hacer milagros.Un canto a la esperanza desde la desesperanza y al valor de no darse por vencid@ nunca

  4. Excelente relato para estos tiempos…en los que tod@s o no tenemos o trabajo o lo perdemos.Real como la vida misma y manteniendo siempre ese impecable estilo, su protagonista, nos lleva a esa soledad, que al menos nos permite soñar y a veces hacer milagros.Un canto a la esperanza desde la desesperanza y al valor de no darse por vencid@ nunca

  5. Reblogueó esto en KYNKYAy comentado:

    Por Carla

  6. Reblogueó esto en KYNKYAy comentado:

    Por Carla

  7. Un placer contar con vuestro seguimiento, vamos adelante!.. Beso

  8. Hola Carla, un relato en el que mucha gente se va a sentir reflejada, quién no ha estado tentad@ en vivir esta aventura? Un beso

  9. Hola Carla, un relato en el que mucha gente se va a sentir reflejada, quién no ha estado tentad@ en vivir esta aventura? Un beso

  10. Xavier Hernandez

    11 Marzo, 2016 at 02:10

    Un relato muy real y donde tantos se sentirán ser protagonistas. Gracias

  11. Xavier Hernandez

    11 Marzo, 2016 at 02:10

    Un relato muy real y donde tantos se sentirán ser protagonistas. Gracias

  12. Reblogueó esto en Mundo Letrasy comentado:
    @carlaestasola

  13. Reblogueó esto en Mundo Letrasy comentado:
    @carlaestasola

  14. Marijose Luque Fernández

    11 Marzo, 2016 at 17:34

    Un mundo tan real como respiramos, sucesos que ocurren cada día, muy buena idea Carla y muy buen comienzo… Esperamos más y mejor … no me cabe duda..

  15. Marijose Luque Fernández

    11 Marzo, 2016 at 17:34

    Un mundo tan real como respiramos, sucesos que ocurren cada día, muy buena idea Carla y muy buen comienzo… Esperamos más y mejor … no me cabe duda..

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights