Página de escritores

Relatos,poesías,poemas y literatura

Un día de noviembre

Tumbados sobre la húmeda hierba
girábamos el cuello alternativamente
para comprobar que seguiamos ahí,
uno junto a otro, pese al silencio.
Sobre nosotros, siempre atemporal,
la inmensidad cósmica llorando leónidas.
Soltaste mi mano y te incorporaste
hasta sentarte, nuestras miradas
se cruzaron fugaces, pedí un deseo.
Para una despedida
siempre fue mejor
no decir nunca nada.
Y eso dijimos.
Mientras te marchabas
calculé una nueva órbita
para mis huesos y pensamientos,
obviando la elipsis de tus formas,
teniendo en cuenta la gravedad
de tu ausencia.
Continué tumbado bajo el espinazo de la noche
aguardando una revelación que nunca llegó.
Aquella madrugada aprendí que la astronomía
no es portadora de malos augurios
como creían las antiguas civilizaciones,
antes de que el optimismo fuese obligatorio
y experimentar tristeza una patología.

About José Antonio Rivas

2 Comentarios

  1. Esta frase me ha hecho pensar: “…antes de que el optimismo fuese obligatorio…” y el resto me ha gustado.
    Un abrazo.
    Alberto Mrteh (El zoco del escriba)

Deja tu comentario, así nos haces grande

A %d blogueros les gusta esto:
Copyright-protected by Digital Media Rights